Monterrosso y Neruda también se deshacían de libros

Leer

Probablemente recordéis la polémica que circulaba por internet sobre los treinta libros. Se suponía que era la cifra que «debíamos» tener como máximo, dada por la ya conocida Marie Kondo (sí, la japonesa del libro La magia del orden).

Gabriella Campbell escribió un artículo al respecto en su blog, analizando por qué nos cuesta tanto deshacernos de nuestros libros y recordando que la mujer había dicho que ese era el número de libros que ella tenía en su casa (no el que debería tener todo el mundo).

Quiso un cajón escondido de mi memoria acabar relacionando la cifra de libros de Kondo con un librito de Cuentos que leí hace tiempo de Augusto Monterrosso (y que aún conservo… ironías del destino). En él había un texto titulado Cómo me deshice de quinientos libros, en el que explicaba que en cierta ocasión quiso hacer limpieza de su biblioteca y donde decía: «Cuando en 1955 visité a Pablo Neruda en su casa de Santiago me sorprendió ver que escasamente poseía treinta o cuarenta libros, entre novelas policiales y traducciones de sus propias obras a diversos idiomas». Continúa explicando que el poeta había donado el resto de su extensa biblioteca a la Universidad.

Resulta que estos dos grandes escritores también se deshicieron de no pocos libros. Aunque que hayan sido ellos ha hecho que pasara un poco más desapercibido (quizá porque entonces no existían las redes sociales). O, tal vez, que pareciera un poco menos «pecado», ¿no?

¿Y tú te deshaces de libros? ¿Cuántos tienes?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + once =