8/365 microrrelatos fantásticos: «Rueda»

Escribir

Llegó al límite del camino que anunciaba el fin del mundo. Se asomó y vio un abismo interminable. Volvió la vista atrás. Cogió una piedra del camino. Abrió el bote de masilla que guardaba en su mochila. Pegó la piedra al borde del camino, dejándola colgada en el aire. Se agachó y cogió otra. Miró hacia el infinito y suspiró.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × cuatro =